Diseñador como disparador de ideas

Las metodologías de diseño de moda planteadas por los manuales y libros de diseño de moda actuales, planten procesos simples y rápidos. Se tratan de una recolección de imágenes para fomentar la inspiración, enmascarados por lo superfluo y pretendiendo llegar al p_DSC1735úblico por una simple cuestión de gusto estético. Nos enseñan más de lo mismo: un mundo lleno de inspiración y fantasía, con escaso estudio de la funcionalidad y la posibilidad de venta.

Elinor Renfrew y Colin Renfrew hablan de algunos factores a tener en cuenta a la hora de diseñar una colección. Algunos de ellos, muy acertados, como las necesidades del cliente, la situación del mercado, el precio, el tiempo de las entregas o sopesar la posibilidad de realizar o no un reprise. Enuncia un sistema de investigación y desarrollo de colecciones a modo de collage, panel de inspiración o mood board con imágenes y dibujos de referencia sobre una temática en particular que escoge el diseñador a libre albedrío. Pero, sin embargo, no describe ningún proceso metodológico a la hora de crear las colecciones.

De hecho dice que no importa el modo ni el momento en que un diseñador da comienzo a una nueva colección. También dice que durante el ciclo de desarrollo de una colección es muy común que se modifiquen las prendas, la planificación y casi todo funcione con retraso. (Renfrew, 2010)

Me pregunto si es inevitable trabajar de esta manera. ¿Si los diseñadores dedicaran más tiempo a la investigación previa del problema, antes de generar ideas a lo loco, la adaptabilidad e idoneidad de la prenda podría ser más certera?

Algunos profesionales del sector opinan lo siguiente:

“Ningún diseñador que conozca genera ideas a lo loco, ese era un modelo de creación de los 80´s, más experimental, ahora cada creación y movimiento de la empresa está pensado, medido y analizado”, opina Juan Duyos.

 “En empresas más pequeñas, menos “comprometidas” con su público, donde es el cliente quien las busca y no al revés, la planificación inicial ayuda pero creo que el desarrollo de la colección con sus cambios, idas y venidas, replanteamientos, etc , ayuda a consolidar una colección. Le llena de más creatividad, “experiencia”, del peso de la prueba y error” Iván Martínez, director creativo de la Casita de Wendy.

Los procesos creativos no deberían estar basados solamente en las ideas preconcebidas del diseñador. El proceso creativo es un proceso evolutivo, cierto es que se producirán cambios y modificaciones., pero siempre pactados por las primeras directrices que nos marcan los problemas a resolver (que son las necesidades del consumidor).

El departamento creativo también debería ser el responsable de ajustar y analizar la posibilidad concreta de venta de cada prenda diseñada, arriesgando lo menos posible, con pronósticos fiables basados en la investigación científica.

 Richard Sorger y Jenny Udale hablan de investigación creativa y la divide en dos facetas. La primera es una investigación de los tejidos y elementos constitutivos existentes y la segunda es escogiendo una temática a gusto del diseñador para darle un sentido global a la colección dando continuidad y coherencia. Por lo cual las investigaciones que se proponen son meramente inspiracionales para alimentar la imaginación del diseñador y no para dar respuesta a la necesidad de su consumidor. (Richard Sorger, 2006)

 También habla en torno a la manera de plantear la investigación con un diálogo constante con uno mismo y con quienes te rodean para encontrar respuestas. (Richard Sorger, 2006)

Pero… ¿Qué pasa con el diálogo con el consumidor? ¿Qué pasa con los problemas? ¿Es posible plantear soluciones sin antes analizar los problemas?

“En moda casi siempre hay un factor de riesgo al lanzar las colecciones, con el tiempo y la experiencia se aprende a escuchar a los clientes, es muy importante, ayuda a situarte en el mercado y a posicionarte como marca”, opina Juan Duyos.

 Este libro considera que el tema de inspiración debe estimular al diseñador. Pero forzosamente debe ser un tema que le inspire, si las ideas no fluyen el diseñador se cuestionará la elección de otro tema. (Richard Sorger, 2006)

Muchos manuales de moda consideran el tema de inspiración como el fundamento y sustento de las colecciones de moda. Pero en muchos casos los temas de inspiración se convierten en un obstáculo para el diseñador ya que son inspiraciones direccionadas desde el exterior que no aportan ni soluciones, ni coherencia a las problemáticas que el diseñador debe resolver en una determinada empresa.

Por ello considero que un diseñador es un proveedor de soluciones para ciertas problemáticas que son planteadas desde el exterior. Por lo tanto los temas de inspiración deberían ser direccionados por el problema a resolver y no por el ego del diseñador.

Si quieres más información puedes descargar el libro Dinamización de las empresas de moda en Bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s