Diseñador como creador de soluciones.

Según Bruno Munari la creatividad no quiere decir improvisación sin método: de esta forma sólo se genera confusión y los jóvenes se hacen ilusiones de ser artistas libres e independientes. La serie de operaciones del método proyectual obedece a valores objetivos q10343677_643665399072020_2026220159050739956_nue se convierten en instrumentos operativos en manos de proyectistas creativos. (Munari, 2011)

La metodología de Bruno Munari también recolecta datos, pero no los basa solamente en las imágenes seleccionadas por la experiencia y vivencias de una persona, sino en el material necesario para solucionar un problema.

Lo primero es tener claro el problema a resolver, es decir, tener claro qué es lo que nuestro cliente espera de nosotros. Es fundamental dividir el problema en sub problemas en dónde éste gran genérico que es la necesidad de mi consumidor se convierte en un cuadro de necesidades específicas y diferenciadas.

En principio cada sub problema tendrá una solución diferente y para encontrar la adecuada, es necesario recolectar datos e investigar. De esta manera podremos asegurarnos que lo que vamos a crear aún no existe.

Un diseñador debe recolectar datos de lo existente, de lo que otros ya han hecho, de materiales y soluciones alternativas que se proponen desde otras disciplinas.

Analizar sus virtudes y sus defectos, sus elementos constitutivos y por último experimentar con ellos.

De las experimentaciones surgirán nuevas alternativas a las posibles soluciones y se podrán ir seleccionando las adecuadas antes de dibujar cualquier boceto.

Una vez realizada toda esta investigación tendremos claras las soluciones adecuadas a lo que espera exactamente el cliente de nuestras colecciones. El resultado será mucho más preciso ya que se está proyectando con una finalidad clara que no es solamente la de la estética y estar a la moda.

Un buen diseñador debe reconocer la verdadera rentabilidad de sus equipos creativos.

El porcentaje de tiempo que el diseñador de moda dedica a los cambios y modificaciones de formas, colores o tejidos, en muchas ocasiones, son exagerados y podrían preverse para ahorrar tiempo y costes innecesarios a las empresas utilizando las metodologías adecuadas.

Necesitamos una formación adaptada a los métodos de trabajo de las empresas actuales. Necesitamos tecnificar y cualificar el mundo de la moda.

Menos cantidad y más calidad.

Si quieres más información puedes descargar el libro Dinamización de las empresas de moda en Bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s